Wallingford y Guarjila celebran 15 aniversario del hermanamiento

English

Celebración de Pentecostés / Iglesias Hermanas
Iglesia Metodista Unida de Wallingford
24 de mayo de 2015

2000 Delegation0017Tom:  No sé lo que pasó ese día – el día de Pentecostés, sobre lo cual leimos. ¿Es literalmente cierto que las lenguas de fuego bajaron y que de repente los presentes podían hablar y entender otros idiomas? ¿O es una historia de la verdad? No lo sé.

Lo que sí conozco son las experiencias de Pentecostés que hemos tenido a través de nuestra relación con la comunidad de Guarjila, El Salvador. Para aquellos de ustedes que no saben, estamos celebrando el 15 aniversario de la primera delegación de nuestra comunidad de la iglesia a Guarjila. Hace poco más de 15 años, un pequeño grupo de gente de aquí decidió que necesitábamos una relación más allá de los límites de nuestro propio país. Eligieron una relación a largo plazo a través de Iglesias Hermanas debido a la filosofía de la organización de establecer relaciones entre las comunidades del sur y del norte basado en el respeto mutuo, la confianza y la igualdad.

En estos 15 años hemos tenido 74 personas viajan a El Salvador en 8 delegaciones – 56 individuos únicos. 31 de ellos han sido jóvenes. Hemos tenido gente de nuestra comunidad pasar semanas en Guarjila viviendo, aprendiendo y dando clases con nuestros amigos. También hemos tenido 9 personas de Guarjila llegar a Seattle en las delegaciones. No son muchos y esto nos dice algo de la desigualdad institucional en las oportunidades de viajar. Es decir, tal vez una conversación para otro momento.

¿Cómo es que llegamos a comprender y ser comprendidos en otra comunidad con esas enormes diferencias de idioma, historia y cultura? Ahí es donde vamos hoy.

El título de nuestras reflexiones de hoy es hermanamiento – literalmente, la hermandad. Es un término que usamos para describir la relación con Guarjila.

En el avión de vuelta de la primera delegación, pedimos a todos escribir un párrafo que resume cómo se sentían acerca de la experiencia. Recientemente hemos invitado a todos los que estaban en la primera delegación en el 2000 a reflexionar sobre ese viaje. No todo el mundo puede estar aquí hoy, pero varias personas van a compartir sus pensamientos para darles un poco de comprensión de lo que podríamos llamar nuestra experiencia de Pentecostés.

La primera persona será Mary Edwards. Mary participó en dos delegaciones – la primera en el 2000 y la tercera en el 2002.

37Mary Edwards:
16 de abril 2000 – Mientras los once de nosotros de la Iglesia Metodista Unida de Wallingford en Seattle bajábamos de la camioneta, Vicky y yo comentamos sobre lo absurdo de lo que estábamos haciendo: Hola. Somos de América del Norte. Queremos ser sus amigos. Como una idea, el concepto de establecer una relación había parecido tan bueno, pero cuando aterrizamos parecía extraño y un tanto cómico.

Sin embargo, una hora más tarde, mientras nos sentamos juntos en su iglesia de concreto, la amabilidad de la gente de la directiva y los líderes de la iglesia dejó en claro que no sólo era posible la relación, sino también que era importante para aquellos de nosotros en los EE.UU. , América del Norte, así como para el pueblo de Guarjila. Los salvadoreños comenzaron a contar su historia de desplazamiento en los campos de refugiados de Honduras después de años de lucha, el asesinato, la tortura, la pobreza y la historia de su regreso como una comunidad para construir una ciudad que sería un testimonio de su creencia en el valor de cada persona; el compromiso con las necesidades básicas de refugio, alimentos, agua, salud y educación para todas las personas; el poder de la fe y del amor.

Les hablamos sobre el dinero que habíamos recaudado para viajar a visitarlos ($ 15.000) y sobre nuestras preguntas sobre este gasto: ¿deberíamos de haberles enviado el dinero y quedarnos en casa? Enfáticamente, dijeron que no. Lo importante es nuestra relación mutua, nuestro amor, nuestra mayor comprensión. Yo era escéptica, pero a medida que pasaba la semana, llegué a creerlos. Gran parte de lo que ellos han sufrido ha sido causada por o exacerbada por el gobierno al cual pago mis impuestos. Para tomar la responsabilidad para ese dolor debo conocerlos como personas. Para tomar la responsabilidad significa no sólo reconocer que estas personas no son una especie de demonios, que sospecho que cualquiera que haya viajado a visitarlos lo entendería ya, pero reconocer que tengo que mantener mi propio gobierno responsable como si estuviera asesinando a mis propios hermanas y hermanos. Lo cual sí está ocurriendo.

Y mientras la gente de Guarjila podría separar el gobierno de los EE.UU. de la gente, yo no puedo.

Hola. Somos de América del Norte. Ahora me doy cuenta. Somos su familia.

Eso, me parece, es el punto. Y es un punto con amplias ramificaciones, no sólo para el pueblo de Guarjila o El Salvador, o Centroamérica o América Latina, pero para las personas sin hogar y torturadas y desesperadas en las calles de Seattle también.

DSC037654 de mayo 2015 – Viajando los caminos polvorientos de El Salvador sin nada en mis manos para hacer o para ofrecer, sólo el español chapurreado y un corazón abierto y curioso (y nervioso), cambió mi vida.

Del pueblo de Guarjila, me enteré de lo sabroso que son las pupusas; Me enteré de que uno puede ser abrumado por demasiados tamales; Aprendí que las amistades a través de fronteras, como las amistades en el vecindario, comienzan con el escuchar uno al otro; Aprendí lo que mi propio país había hecho en nombre de lo correcto (y en el espíritu de temor); y me enteré de que iba a vivir mi vida por la justicia, que iba a aprender de los pobres, que el trabajo de mi vida sería acerca de la esperanza.

Después de ese viaje, regresé a los EE.UU. y comencé a trabajar en las escuelas sirviendo a las personas que viven en la pobreza. En mis últimos años de ser maestra, ayudé a iniciar una pequeña escuela llamada Global Connections (Conexiones Globales) que sirvió a los estudiantes que viven en la pobreza, muchos de ellos refugiados de las guerras civiles del mundo, incluyendo un número significativo de estudiantes de Somalia y México y América Central.

Estoy muy agradecida de haber podido hacer ese trabajo antes de tener mis tumores cerebrales, cuando todavía podía trabajar en las escuelas.

Recuerdos de Guarjila son como diapositivas de un viejo Kodachrome: La Lupe joven, dientes delanteros que faltan, corriendo en las primeras lluvias de la temporada para agarrar mangos y entregarlos a Ann y yo.  El Graham adolescente, sentado en una roca con Martin en el medio del Río Sumpul, los dos hablando por horas, aunque Graham no hablaba español y Martin no hablaba Inglés.  Niños y niñas invisibles gritaban, “Clarita” de las laderas, apareciendo en los cuerpos visibles, por fin, corriendo hacia los brazos abiertos de Clare.  Mary, de diez años de edad, frente a la juventud de Radio Sumpul mientras el grupo luchaba con una cuestión ética, diciéndoles que tenían que consultar el documento de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño.  Hermana Josephine en Seattle diciéndome que en la noche de mi cirugía cerebral, la comunidad se había reunido en vigilia por mí.

Las palabras de despedida de la directiva en respuesta a la pregunta: “¿Qué hacemos ahora?” La respuesta: “Aprender acerca de su propio país.”

Me acuerdo:  Lágrimas de alegría y de tristeza;  El dolor y la bondad calmante en las conexiones;  Belleza y risas en el polvo.

Tom:  Ann Joyce fue también en la primera delegación hace 15 años y ha seguido siendo una defensora firme de nuestra relación.

74369341-SLD-003-0026Ann Joyce:
16 de abril de, 2000 – David, de seis años de edad, se sentó en su cama en la sala donde todos dormimos en el último día y dijo: “Usted vino aquí. Usted vivió con nosotros. Usted comió con nosotros. Usted jugó juegos con nosotros.” También aprendimos de ellos. Nos enteramos de la alegría y la aceptación en una familia numerosa con pocos recursos físicos financieros. Nos enteramos de fuerza y ​​determinación en una comunidad que se ha enfrentado a la muerte y el desplazamiento. Aprendimos sobre la pasión por la búsqueda de justicia en el mundo de la gente que conocimos cada día. Y nos fuimos sabiendo que tenemos que encontrar la manera de caminar con ellos en su lucha.

Mayo 2015  – En los 15 años desde entonces, hemos desarrollado más amistades y aprendido más mediante las delegaciones y recibiendo delegaciones de Guarjila. Esta  interacción  de persona a persona nos cambia en formas que otras experiencias no pueden hacer. Sobre todo quiero dar las gracias a Tom por su diligencia a través de los años para mantener la conexión y profundizar las relaciones.

Tom:  Vicky Stifter fue una de las personas clave en comenzar nuestra relación con Guarjila. Ella estaba en la primera y segunda delegaciones y ahora es pastora de la Iglesia de la Comunidad de Riverside en Hood River, Oregon.

DSC03246Vicky Stifter:
16 de abril de, 2000 – ¡Qué regalo ha sido esta visita a nuestro hermanamiento (Guarjila, El Salvador)! Sin duda, ha sido una de las experiencias más conmovedoras, desafiantes y transformativas de mi vida, llena de risas, lágrimas y la abrumadora presencia de Dios.

 

Doy gracias a la gente de Guarjila que han abierto sus casas y sus corazones a nosotros, y le doy gracias a Iglesias Hermanas por dar a luz a este “hermanamiento” de la amistad, la fe y el amor.

21 de marzo 2015 – ¡¿Qué estamos haciendo aquí?!  Había sido un viaje largo desde Seattle a Guarjila. A medida que nos acercábamos al pueblo, la camioneta estaba llena de los viajeros cansados pero ​​todavía emocionados. ¿Qué se vería? ¿Qué se sentiría? ¿A quién conoceríamos? ¿Qué haríamos?

Por fin, la camioneta se detuvo delante del centro comunitario. Y en cuanto abrieron las puertas, mi corazón y la cabeza se llenaron de pánico. “¿Qué estamos haciendo aquí?” me pregunté a mí mismo. Además de nuestro propio equipaje, nuestras manos estaban vacías. No nos traíamos herramientas para construir, medicina para curar, ni dinero para contribuir. Me sentí fuera de lugar, expuesta, ridícula. “¿Qué clase de viaje de misión es esto?”, me pregunté. Anhelaba algo concreto para dar o hacer. Sin embargo, mis manos estaban vacías.

Ahora sé, por supuesto, que ir con las manos vacías es el punto central de la jornada. A diferencia de los viajes misioneros tradicionales en los cuales nosotros (los privilegiados) son los que damos y ellos (los pobres) son los que reciben, fuimos invitados a dejar de lado nuestra necesidad de control. Al ser vulnerables y extender las manos vacías, hemos tenido la oportunidad de construir relaciones reales, humanas de corazón a corazón.

Tuve el honor de viajar en esa primera delegación y ayudar a comenzar el hermanamiento que nos enriquece la vida, la relación de transformación entre el pueblo de WUMC y el pueblo de Guarjila. Sigue siendo uno de los mejores momentos de mi vida adulta, y estoy profundamente agradecida a todos los que han alimentado esta relación preciosa durante los últimos 15 años.

Pido que el Dios de amor y de justicia siga bendiciendo a ambas comunidades en los meses y años que vienen.

Tom: Graham Foster tenía 14 años cuando fue en la primera delegación. Luego viajó con otras dos delegaciones y pasó 5 semanas en Guarjila después de graduarse de la universidad.

DSCN3518Graham Foster:
16 de abril de, 2000 – Este fue el viaje más memorable, más intrigante y más educativo de mi vida. Esta fue la primera vez que había estado fuera de los Estados Unidos y fue asombroso ver las comunidades pobres de San Salvador y saber que los EE.UU. apoyó un gobierno que maltrataba a sus ciudadanos. Estoy muy contento con la manera en que el pueblo de Guarjila recibió a nuestra delegación. Creo que nuestra relación con ellos será excepcional debido a la similitud de nuestras ideas y valores. Será emocionante ver cómo crece esta relación. Muchas gracias a todos los que ayudaron a hacer este viaje posible. Brindar la oportunidad de experimentar algo como esto es muy bueno. Me siento muy afortunado de haber podido aprovechar esta oportunidad y viajar.

12 de mayo de 2015 – Fue una experiencia poderosa tener amigos y ver que ellos no tienen las mismas oportunidades que tenemos aquí. Tener estos viajes, en los que están tan centrados en las relaciones, se obtiene esta perspectiva que no se puede conseguir de ninguna otra manera. Reconocemos lo privilegiados que somos, y para mí aprendí lo importante que es no dar por hecho esa realidad – para tratar ese privilegio con mucho respeto, y aprovecharlo y no malgastarla. Nos damos cuenta de que los demás no tienen eso y hacemos lo que podamos para hacer un pequeño cambio positivo para ayudar a otros a alcanzar su potencial también.

Tom: Marie Shaw fue otra parte de ese equipo que sentó las bases de nuestra relación con Guarjila. Ella estaba en la primera delegación, la cuarta delegación en 2004 y también pasó varias semanas en la comunidad por su cuenta.

2000 Delegation0015Marie Shaw:
10 de abril de, 2000 – Son las 5:30 de la mañana y me estoy despertando con el sonido de los gallos cacareando, gallinas cacareando, cerdos resoplando y la palmada, palmada, palmada de Francisca dando forma a la masa en tortillas perfectas para el desayuno esta mañana. Me siento sudada con la humedad y noto tierra bajo las uñas mientras escribo. Tengo por lo menos dos capas de repelente de mosquitos en la piel después de haberme duchado en agua fría ayer por la mañana en San Salvador. ¡Hemos llegado! Estamos aquí en Guarjila, completamente presentes para el comienzo de nuestro segundo día de la construcción de una relación con nuestro hermanamiento tan esperado. Me siento libre. ¡Siento emociones adentro, y estoy profundamente agradecida!

3 de marzo 2015 – Reconociendo el Jesús que vive en las historias de la gente ha sido la experiencia más transformadora para mí. Es en presenciar estas historias, sobre todo de la guerra- sintiendo el dolor, la pérdida, la fortaleza, la perseverancia, la solidaridad, el compromiso con la justicia, éstas son las historias y los sentimientos que se apoderaron de mi corazón en esa primera delegación y continúan hasta hoy. El testimonio de Romero y Cortina y Grande y otros que dieron su vida, trajo mi Jesús a la vida. Ahora puedo ver a Jesús más claramente en todos los pueblos del mundo.

Tom:  Kari Olson fue la directora  del pastoral de jóvenes y familias en el 2000 cuando ella fue en la primera delegación. Ella volvió con la segunda delegación en 2001 y de nuevo con la sexta delegación en 2008.

DSC03872Kari Olson:
1 de abril 2015 – El experimentar el hermanamiento de Guarjila y Wallingford IMU ha sido un cambio de vida para mí, desde el momento de la preparación con la primera delegación hasta ahora. Esa relación ha cambiado cómo veo y experimento el mundo a mi alrededor y me ha ayudado a ver con nuevos ojos.

Ser parte de la primera delegación y experimentar otras delegaciones ha sido un regalo increíble y abrió mis ojos y mi corazón al pueblo de El Salvador. Presenciar el efecto duradero que ha tenido en la juventud de Wallingford ha sido increíble. Llegar a conocer a la gente, escuchar sus historias, y quedarme en sus hogares ha ayudado a entender lo que significa vivir mi fe y entender que tanto lo que hago en los Estados Unidos tiene impacto en ellos y el resto del mundo. La relación me ha ayudado a entender mejor y vivir con la fe, la esperanza, la hospitalidad, la gracia y el amor. Siempre estaré agradecida.

Tom:  Hay un par de otras voces que nos gustaría compartir esta mañana. Chuck Freeman fue otro de los organizadores de nuestro hermanamiento y estaba en la segunda delegación en el 2001 y de nuevo en la séptima delegación en el 2010. Él escribió este poema durante la delegación en el 2001.

Chuck Freeman:

Los fantasmas de El Salvador viven en los árboles
Ellos arrullan suavemente
Viéndonos movernos
entre los monumentos

¿Ellos estaban presentes para todo?
¿Ellos lloraban con los heridos?
¿Se agarraron de las manos de las madres
al oír el viento en las gargantas de sus bebés?

¿O eran iguales que el resto del mundo?
Sólo viendo, cacareando, y diciendo:
¿No es una pena lo de El Salvador?

Y así llegamos con nuestras cámaras,
a devorar la ciudad.
Tenemos hambre de saber.
De sentir el dolor
De sufrir como este pueblo sufrió

Pero nuestras lágrimas no son necesarias.
El pueblo ya tiene un montón de ellas.
Son nuestras manos
Son nuestras espaldas
Son nuestras voces fuertes estadounidenses
que tienen alguna oportunidad de ser escuchadas.
Eso es lo que se necesita ahora.

¿En cuanto a los fantasmas?
Ellos cantarán como siempre lo han hecho.
Así como ellos cantaban hace 500 años
cuando los españoles llegaron con su
armas invisibles que podrían propagar la muerte
con un solo toque.

Y los fantasmas todavía cantarán
mucho después de que los nombres de los mártires
hayan sido molidos en símbolos puros
por la piedra de molino del tiempo.

Paz, cantarán.
La paz, la paz – monos tontos.
¿Nunca aprenderán esta melodía sencilla?

Tom: Bruce Sherman ha apoyado el hermanamiento con Guarjila por mucho tiempo y viajó con la delegación más reciente en el 2013. En las reflexiones una noche en San Salvador, compartió este poema que escribió después de visitar la tumba de Monseñor Oscar Romero.

Los campesinos en sus
manos y rodillas
Fundaciones construidas de catedrales
En sus espaldas sudadas y quebradas
Las espaldas que cortan el añil y los frijoles que
llenan el mundo con cafeína.

El arzobispo del pueblo
Descansa en paz entre ellos.
El centro de la misa del pueblo
Pero ahora está atrapado en
El Bronce Negro Duro.

Nunca será liberado
Para volver a caminar con su pueblo
Esperando la llamada Canon
Ya adorado como un santo
Por los que importan.

2000 Delegation0001Tom Pouliot:
Déjenme contarles la historia de Pentecostés que traigo de El Salvador.

En abril de 2000 tuve la suerte de ser parte de la primera delegación de esta congregación a nuestro posible hermanamiento, Guarjila, El Salvador. Fue una visita increíble – que cambió mi vida. Hemos escuchado de primera mano la historia del pueblo de Guarjila – los eventos que condujeron a la guerra, la huida con destino a los campamentos de refugiados en Honduras y el regreso a Guarjila mientras la guerra continuaba a su alrededor. Sinceramente me sentí como el apóstol Tomás, que tocó las heridas de Cristo resucitado y llegó a una creencia más fuerte.

Después del viaje de mi mente giraba con todas las vistas y sonidos. Luché por ponerlos en perspectiva y encontrar lo que Dios me estaba llamando a hacer con todo el conocimiento. ¿Era posible que yo estaba siendo llamado a dedicar mi vida a la gente de El Salvador? ¿Cómo podría hacerlo?

Así era mi estado de ánimo el próximo año, mientras me preparaba para ir a Guarjila por segunda vez. Esta visita se coordinó para coincidir con el aniversario de la muerte de Monseñor Romero, la voz de los pobres, el que representaba y murió por los que no tienen voz. Una de nuestras primeras paradas en San Salvador fue a la catedral, donde se produciría una misa de jóvenes para celebrar la vida de Romero. Me dio escalofríos por todo el cuerpo cuando escuché decenas de jóvenes que cantaban el nombre de Romero mientras marchaban hacia el sótano de la catedral cerca de donde se encuentra la tumba de Romero. La misa era hermosa en muchos aspectos, pero también planificábamos  asistir a un servicio en una iglesia bautista en otra parte de la ciudad. La misa, por supuesto, comenzó tarde y por eso teníamos un poco de prisa para seguir al siguiente destino cuando la misa terminó.

Pero yo quería un poco de tiempo en la tumba de Romero. Quería un poco de silencio, tiempo de calidad en la tumba para pedir dirección – de Dios, de Romero, o de alguien acerca de dónde tengo que estar y que tengo que hacer. Tiempo de silencio en San Salvador es un concepto relativo. Hay tantas personas- incluyendo aquellos pidiendo limosnas.

Cuando comencé a orar para pedir guía en la tumba me sentí un tironcito en la manga. Volteé con vacilación a ver a una señora mayor de edad, al igual que muchas que se ven alrededor de esa ciudad. Asumí que quería una limosna, así que cuando ella empezó a hablar, rápidamente le dije, “lo siento, no hablo español” y volví a rezar de nuevo. Quedaba poco tiempo y yo quería una respuesta.

2000 Delegation0020Pronto, sin embargo, sentí otro tironcito en la manga y la señora, todavía allí, me habló de nuevo. Le ofrecí una sonrisa condescendiente y rápidamente volteé por no querer quedarme atrapado en algo. Una vez más me puse a tratar de tener un tiempito de calidad de oración y una vez más me tiró de la manga.

Respiré profundamente, me di la vuelta y por primera vez realmente miré a esta señora. Era pequeña, como la mayoría de personas en ese país y le faltaban muchos dientes. Su ropa, aunque desgastada, estaba limpia y ordenada. Ella tenía una sonrisa radiante mientras me miró y por primera vez escuché sus palabras. Mientras escuchaba, le entendí. Señaló el libro de visitas en la tumba y me preguntó si podría poner su nombre en el libro, ya que no podía escribir. Letra por letra me deletreó su nombre y lo escribí en el libro. El brillo en su rostro cuando terminé no se puede expresar con palabras. Ella tomó mis manos entre las suyas y me agradeció.

Los dos salimos en nuestros caminos diferentes. Ella a vivir su vida en ese país hermoso, pero en apuros, y yo corriendo para alcanzar el resto de nuestro grupo.

Es obvio, ¿no?  Somos las manos de Dios aquí en la tierra – llamados a realizar el trabajo pastoral de Dios. Creo que Dios nos llama a su ministerio de reconciliación.

About sisterparishinc

Building community across borders.
This entry was posted in Aniversarios, Delegaciones, El Salvador, Español, United States and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s